Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

En la calle

por José Carlos Rabanal Marcos (León)

En la calle

“A ratos, entre los delirios, tengo momentos de lucidez. Entonces recuerdo el pueblo donde nací. Tan lejos está ahora, en la distancia y en el tiempo. Veo en mi mente la guerra, el hambre y la enfermedad.

Un día me hablaron de países y ciudades al norte, donde había trabajo y un hombre podía comer y beber hasta hartarse. Dónde la vida de un ser humano importaba algo más que la de un pollo y se podía vivir en casas limpias con agua corriente.

Así que me fui, apenas sin dinero. Atravesé un desierto inhóspito y ardiente. Luego un mar revuelto y profundo. Recorrí kilómetros en diversos vehículos escondido en lugares incómodos. Estuve a punto de morir en cientos de ocasiones, pero llegué hasta aquí.

Ahora estoy acostado sobre el cemento de la acera, en un rincón al sol. Por colchón tengo un trozo de cartón. Tiemblo a causa de la fiebre y me consume la sed; para taparme uso una manta agujereada que encontré en un cubo de la basura. A esta calle le llaman la Gran Vía, creo. Veo pasar pies de diversas formas y tamaños pero ninguno se detiene. Imagino que llevan cuerpos hacia sus propios destinos.

De repente oigo gritos; parece una niña que llora y una madre que la reprende. Apenas tengo fuerzas para incorporarme y ver mejor, pero al final lo consigo tras un gran esfuerzo. La niña viene corriendo hacia aquí, esquivando los peatones que le doblan el tamaño. Se detiene ante mí y me mira con sus enormes ojos azules. Entonces sonríe y alarga una mano con la que me ofrece su pequeña botella de agua. La cojo y bebo de ella sin dejar de mirar sus ojos donde brillan la compasión y la ternura. Musito unas palabras de agradecimiento mientras la miro a mi vez con las gotas de sudor deslizándose por mi frente. De repente tiran de ella. Su madre la ha alcanzado con gesto hosco. La aleja de mí. Ella llora mientras su madre la riñe. Pronto se pierden entre la multitud. El sopor me vence y vuelvo a desfallecer. Quizá entre los delirios de la muerte encuentre el sueño que me consuele”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Solo soy yo cuando siento/ Cuando sueño me transporto/ y cuando escribo regreso ©Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: