Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

El valor de la amistad

por María de Rosario López Abril (Valencia)

Otra vez lo mismo, Elena había visto varias veces como a su compañero de clase lo humillaban e insultaban cuando nadie los veía. Ramón estaba cambiado, sin saber por qué volvía rápido a casa y parecía asustado. Ahora comprendía cuál era el problema: unos gilipollas le estaban haciendo la vida imposible y él no se atrevía a delatarlos. Elena, preocupada, no sabía qué hacer, lo primero hablar con Ramón a solas y escuchar  su versión. Lo esperó a la salida del instituto y lo llevó a un bar cercano. No sabía cómo abordar el tema, así que fue directa: te ocurre algo, te están acosando. Él quedó inmóvil y negó que le ocurriera algo solo que tenía mucho trabajo en casa. Elena aceptó la explicación sin creer ni una palabra. Ahora la decisión era suya. Decidió que no podía dejar que su amigo sufriera semejantes vejaciones. Necesitaba pruebas. Seguiría a los acosadores y los pillaría con las manos en la masa. Durante unos días persiguió al líder del grupo y ocurrió: abordaron a Ramón en una esquina y lo introdujeron en el parque. Tras unos setos le hicieron perrerías mientras Ramón lloraba de rabia. Ahora lo tenía todo en el móvil y decidió ir a la policía y relatar los sucesos. Como todos estaban en el instituto, la policía habló con el director y los acosadores salieron de clase para acompañar a los agentes.

La voz corrió por todo el instituto. Los estudiantes preguntaban, aunque ya muchos conocían las andanzas de Pedro y podían esperar cualquier cosa. También se llevaron a Ramón, lo que provocó curiosidad. Empezaron los primeros rumores, que habían robado, una pelea. Pero nadie sabía lo que afirmaban los interrogatorios. Pedro negaba las acusaciones del policía y negaba el video. Y Ramón no se atrevía a decir nada. La vergüenza le impedía hacer justicia hasta que agotado dijo toda la verdad, no solo las imágenes del video sino sobre la tortura durante varios meses. Ramón volvió a casa y a los otros los separaron en distintos centros de reeducación.

Por fin vuelve al instituto sin miedo y el enfado que tuvo con Elena se ha convertido en agradecimiento infinito, ya que, gracias a su valor y fuerza se ha liberado de las humillaciones. Es su heroína, que ha podido con lo que a mí me era imposible.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Solo soy yo cuando siento/ Cuando sueño me transporto/ y cuando escribo regreso ©Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: