Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Días Pasados

Marcos Pérez Barreiro (Vigo)

En mil novecientos veinte y nueve, año en el que nació mi madre, falleció Wyatt Earp. Tal vez, por tal motivo, las calles de mi pueblo llevan escrito su nombre, para así rejuvenecer al escuchar el sonido del mejor de los disparos. Esos que hicieron de él toda una leyenda. Tanto o más, que la odisea de todos los días que fue la vida de una madre dedicada, en su totalidad, en sacar adelante a sus hijos. Esos que jugaban a ser Wyatt Earp en un Tombstone que crecía en el imaginario de nuestros sueños. Uno sueños que, al despertar, nos demostraban que la mejor forma de ayudar al prójimo era, es facilitarle la posibilidad de vivir una gran aventura. Ya sea, cierta. Ya sea, ficcionada. Porque, lo verdaderamente importante, es que sea una aventura repleta de buenas sensaciones. De buenos sentimientos. Unos sentimientos que le muestren a ese amigo que para ser Wyatt Earp no hace falta llevar ilusión en el cinturón. Basta con llevar una amalgama de expresiones que hagan de ti un mundo mejor.

Así, mientras el sudor de mi madre derretía la sabiduría de nuestra infancia, los juegos de Wyatt Earp eran una realidad manifiesta. Ya que, ser Wyatt Earp significaba ser el sheriff de un futuro, tal vez, dubitativo. Un futuro en el que el transmutar de los días eran, indudablemente, el recuerdo de nuestros días. Esos por los que, al amanecer, se prodigaba un duelo en el que la vida encandilaba a la muerte. Porque en ese duelo ganábamos todos. Incluso, mi madre. La que seguía luchando a brazo partido contra los múltiples avatares que se le presentaban. Algunos tan arduos como el desdoblamiento del ser. Porque, en mil novecientos veinte y nueve, podías ser Wyatt Earp y, a la vez, una mujer con carácter ganador. El que enseñaba al mundo del prójimo que podía a llegar a ser alguien en la vida. Alguien, tal vez, relevante o, no.

Lo verdaderamente importante es que podía ser alguien para la historia de la humanidad. Una historia en la que los héroes son entidades vivas. Entidades repletas de honor. Tanto o más, que las leyendas que escritas en unas calles que, hoy, dicen que todo fue verdad. Que todo fue una aventura henchida de calor. Color. Transfuguismo en horas de despiste propio. El que me susurró, una tarde de domingo, que la solidaridad puede ser la mejor amiga del hombre cuando las circunstancias son circunspectas al vivir ajeno. Es decir, que el vivir del prójimo era mi vivir. Ese por el que nací el día en el que mi madre murió. El día en el Wyatt Earp ganó la partida del duelo. El día en el que las calles de Tombstone llevan escrito el nombre de una vida tan real, como la que viví en aquellos años en los que, no todo, era ficción.

Sobre el autor:

Marcos Pérez Barreiro nació en Vigo en 1973. Ciudad, desde la que intenta proyectar sus múltiples ambiciones culturales. Llamadas, básicamente: cine, literatura y escritura. Su empeño estilístico le conduce por la senda de un pensamiento perturbado hacia una escuálida vida. Lo cual, es la quimera de su ser. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

MasticadoresFEM

"Solo quiero que se me recuerde como una persona que quería ser libre” Rosa Parks

Isabel Alonso Díez

Arte & Activismo

A Tinta China

Plasmando palabras, a la luz de la pluma

Buscando el sentido de un instante

Solo soy yo cuando siento/ Cuando sueño me transporto/ y cuando escribo regreso ©Alberto Blanco González

Entre paleras y encinas.

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

Puentes de papel

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

RETAMAS Y CODESOS

Página de literatura, reseñas y poemas

ENTRE LA SOLEDAD Y EL APLAUSO... ESCRIBO

Soy un reflejo de mis historias, si no escribiera sería una sombra de mi misma

David Ortega

Blog literario y filosófico

POETAS EN LA NOCHE

Poesía, cuentos y relatos

Lo irremediable

Cine Filosofía Fotografía Literatura Música Pintura

Andiñuela de Somoza

Pueblo maragato, perteneciente al ayuntamiento de Santa Colomba.

Versos en la Somoza

Poesía en el umbral de la Maragatería

TAM-TAM PRESS

TRAFICO DE CULTURA / Piensa, crea, actúa, retumba...

Paz Martínez- En son de paz

Algo siempre se mueve cuando los versos conspiran. Carlos Attadía.

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: